Publicado: 11 de Mayo de 2018

Usar una técnica de cepillado correcta es tan importante para mantener una buena higiene bucodental como para evitar posibles deterioros o lesiones en los dientes o las encías.

Un cepillado adecuado debe durar al menos dos minutos. El cepillo, preferiblemente pequeño y estrecho, se coloca formando un ángulo de 45º con los filamentos dirigidos hacia la encía, deslizándolo hacia en extremo del diente.

Cuidadosamente cepille la parte de fuera, de dentro y la superficie con la que mastica, de cada diente.

Limpie los dientes superiores y luego los inferiores; nunca ambas arcadas simultáneamente.

Limpie la parte de los dientes con la que mastica con movimientos circulares. No se olvide de cepillar también la lengua.

Precauciones:

  1. NO limpiar fuerte: el paciente se hará daño y pueden aparecer heridas
  2. NO colocar el cepillo perpendicular al diente
  3. NO usar un cepillo duro: aumentara la retracción gingival
  4. NO aplicar mucha presión.

Recuerde que hay que cambiar el cepillo cada 3-4 meses o cuando los filamentos estén despeluchados.